Verónica Céspedes: “Mi legado como directora del Centro Innovo USACH fue gestionar el cambio”

 

La tercera directora en la historia del Centro Innovo deja la incubadora de negocios de la Universidad de Santiago de Chile después de 2 años de liderazgo y 14 años trabajando en el plantel universitario.

  • La tercera directora en la historia del Centro Innovo deja la incubadora de negocios de la Universidad de Santiago de Chile después de 2 años de liderazgo y 14 años trabajando en el plantel universitario.

Oriunda de la Región de Valparaíso, Verónica Céspedes es ingeniera civil en bioquímica, egresada de la Universidad Católica, con un Magíster en Gestión Tecnológica, maestría que realizó para potenciar su emprendimiento de asesorías en procesos productivos en la industria agropecuaria. Además, cuenta con un MBA en la Universidad de Cádiz, que realizó mientras ejercía como directora del Centro Innovo.

Fue en el año 2006, mientras realizaba un post grado en la Universidad de Santiago de Chile que Verónica Céspedes ingresa a colaborar profesionalmente al recientemente creado Centro Innovo-USACH.

¿De qué manera ingresaste al mundo de la innovación?

Hice una tesis aplicada, y ahí descubrí que las tecnologías se podían patentar. De igual manera no sabía mucho de los conceptos de innovación, pero estaba creando tecnología. Luego en el magíster comencé a digerir nuevos conceptos de investigación y de emprendimiento. Sin embargo, cuando ingresé al Centro Innovo fue una verdadera escuela para mí. Logré profundizar más sobre el concepto innovación, aprendí lo que era hacer un modelo de negocios, y comencé a perfeccionarme en cosas que me gustaban como los estudios de patentes o temas de comercialización tecnológica. De todas maneras, fui aprendiendo todo sobre la marcha, todo mientras trabajaba acá.

Fui generando nuevos conocimientos y especializándome en diferentes materias como patentamiento, estrategias de negocios, innovación y otros temas que fui estudiando, haciendo cursos y postítulos ya que el mismo contexto me lo iba pidiendo.

¿Cuáles fueron tus diferentes cargos en tu trayectoria dentro del Centro Innovo?

Partí en el área de proyectos como ingeniera de proyectos. El 2011, tras un cambio de dirección, me asignan el cargo de gerente de incubadora, aunque después con el tiempo cambió de nombre ese cargo, porque en la USACH no existe el cargo ni la figura de Gerente. El segundo director del Centro Innovo me dio la capacidad de crear cosas nuevas, me dio libertad de proponer cosas, eso provocó generar una buena tracción con el grupo de ese entonces. Por lo demás, agradezco mucho que nos dejara la libertad de crear. Yo fui al principio ingeniera incubación, después veía la parte de rendición y después la de negocios.

Después tomé liderazgo del Centro, convirtiéndome el año 2019 en la directora del Centro. También, en paralelo, estuve ligada a la Universidad de Santiago, donde hice clases en Ingeniería en Alimentos.

¿Cuál crees que fue tu legado como directora en el Centro Innovo?

Me cuesta mirar con perspectiva y decir lo del legado, creo que todos los directores dejaron el suyo, en mi caso no sé todavía. Aunque lo que traté de dejar atrás eso sí fue la resistencia al cambio, la innovación siempre va de la mano del cambio, el cambio es incómodo culturalmente para las organizaciones o la cultura de un país como Chile. Cuando tomé la dirección del Centro estuvo marcada por muchos cambios como trasladar la incubadora a Ciudad Empresarial, el estallido social, la pandemia, el teletrabajo, las evaluaciones, etc. Sin embargo, creo que intenté manejar el cambio y dejar ese mensaje como cultura organizacional: la adaptación.

¿Cómo has visto la evolución del ecosistema de innovación y emprendimiento?

Ha cambiado un montón, aún hay mucho en qué evolucionar, pero en estos 14 años de trayectoria he visto el desarrollo, al comienzo para la universidad no era tema el emprender, sólo estaba enfocada a lo académico y la investigación. Tú te sentabas a hablar con un decano sobre estos temas y en realidad no le daba mucha importancia. Sin embargo, ahora las autoridades están muy familiarizadas, los estudiantes son conscientes de que pueden emprender, hay asignaturas relacionadas con el tema, diferentes iniciativas de financiamiento. Incluso la calidad y la variedad de los proyectos han aumentado. En 14 años el Centro Innovo logró posicionar el concepto de emprendimiento en la universidad, sin embargo, queda un largo camino para que las startups incubadas salgan al mercado a vender. Aún hay que seguir fortaleciendo el lazo con el mundo empresarial privado y la Universidad de Santiago de Chile.

¿Cuáles son tus nuevas metas personales?

Seguiré trabajando ligada a la innovación y emprendimiento en otro lugar y en otra organización, con nuevas metas personales y de vida. sin duda, agradezco mi paso por la USACH, fueron muchos años donde aprendí demasiado y en realidad fue una gran escuela. Sin embargo, la pandemia hizo que me replanteara muchas cosas personales y me di cuenta que necesitaba un cambio. Siento que cumplí un ciclo en la universidad y en Santiago.

Volver a Noticias